Resultados de la fe

¿Qué sale realmente de ahí?

Servicio ,, , Iglesia Evangélica Libre congregación Leichlingen

, traducido automáticamente

Introducción

Hace quince días celebramos nuestro servicio religioso en la fiesta de la ciudad y recibimos un cumplido poco habitual.

Un conocido de un puesto del Brückerfeld le dijo después a mi mujer que mucha gente de los puestos ni siquiera se había dado cuenta de que era una misa. Sonja preguntó: "Eso es casi un cumplido", a lo que el amigo respondió: "Sí, se podría decir eso.

Probablemente pensaron que era un concierto o algo así. Fue entretenido, la música era alegre, al parecer no es como suelen vivir el culto.

Así que nuestro servicio pareció ir bastante bien y había más gente escuchando que sentada en las sillas frente al escenario.

Pero, ¿fue "bueno" nuestro servicio y cómo se decide si lo fue?

El objetivo de todas las reuniones

Leeré de 1 Corintios 14:26, NGÜ, lo que allí se dice sobre la adoración:

¿Cuál es el resultado de todo esto para vuestras reuniones, hermanos y hermanas? Todo el mundo es libre de aportar algo: una canción, una enseñanza o un mensaje que Dios le haya revelado, o una oración en una lengua dada por Dios o su traducción en palabras comprensibles. Pero todos deben preocuparse de que todos obtengan un beneficio por su fe.

El texto que precede a este pasaje trata de una consideración más detallada del hablar en lenguas y de la profecía, y justo desemboca en este versículo. Y si la afirmación de este versículo se aplica a todas las reuniones, entonces creo que se aplica especialmente al culto.

"Es para que todos tengan ganancia por su fe".

Otras traducciones escriben que debe ser para "edificación", pero eso es lo mismo en lenguaje anticuado.

Los asistentes al festival de la ciudad que presenciaron el servicio sacaron provecho de su fe, o si aún no saben nada de la fe: ¿Se les acercó la fe?

Es una pregunta muy difícil de responder. Pero a uno le gustaría saberlo.

En las empresas se presta mucha atención a la medición del éxito. ¿Produce lo que hacemos los resultados deseados? La gente quiere intentar medirlo para poder trabajar con más eficacia. En principio, no hay nada malo en ello.

En la comunidad es bastante difícil. Tampoco en este caso la idea de eficiencia es fundamentalmente errónea. Tienes gastos por lo que haces, y no debería ser una labor de amor desperdiciada. Pero, ¿cómo se mide, por ejemplo después de un sermón, el beneficio para la fe de los visitantes?

Quizá podríamos hacerlo como en la tienda de bricolaje, donde a veces hay una barra de botones a la salida, con cinco botones, creo, de malo a bueno, representados por smileys, de triste a feliz. Podemos poner algo así aquí en la salida, y cuando salgas, sólo tienes que pulsar un botón una vez. Y el predicador, hoy sería yo, obtendría entonces el resultado cuando todos lo hubieran pulsado. Eso sí que sería emocionante.

Como broma, una vez busqué en Internet una barra de botones de este tipo, pero no encontré nada. El término "barra de botones" probablemente no sea correcto.

Estas barras de evaluación tienen, por supuesto, un doble filo. Por un lado, la gente no suele pensar demasiado en ello, sino que simplemente acierta de alguna manera, según un sentimiento espontáneo. Sólo con un número muy elevado de personas pueden seguir siendo significativos los resultados.

Por otro lado, ¿no recibe ninguna respuesta precisa sobre por qué la ganancia para su fe no ha sido tan alta hoy? Tú también quieres mejorar, quieres aprender. Y eso también significa que a veces tienes que darte cuenta de que los demás a veces no pueden hacer mucho con los grandes pensamientos que tenías en tu preparación.

No creo que a nadie de los presentes le gustara tener un baremo de evaluación de este tipo. Algo así es demasiado impersonal y, de algún modo, también demasiado despiadado.

Y no debemos olvidar, con todas las consideraciones sensatas de eficacia, que Dios también obra individualmente. Si un sermón no atrae a casi todos los asistentes al servicio, pero ayuda a un individuo de una manera que cambia la vida, entonces el sermón probablemente tenía su propósito después de todo.

Por supuesto, también puedes caerte del caballo desde el otro lado y, si como predicador te das cuenta de que sólo estás mirando caras de "eh", decirte a ti mismo que te ayudará mucho.

En este sermón me gustaría seguir analizando el resultado de lo que hacemos, pero me gustaría hacer hincapié en una cosa a modo de inserción.

Es muy llamativo en el Salmo 127:1; NL:

Si Yahveh no construye la casa, vano es el trabajo de los albañiles. Si Yahveh no protege la ciudad, es en vano rodearla de guardias.

En todas las consideraciones significativas sobre los resultados, la eficacia, la metodología, etc., uno siempre debe permanecer en este terreno que el Señor, Jesucristo, debe trabajar. Sin confiar en Él y escucharle, ni siquiera las mejores consideraciones tienen sentido.

Esto no debe olvidarse nunca.

Iglesia participativa

Volvamos al versículo anterior (1 Corintios 14:26; NGÜ):

¿Qué implica todo esto para vuestras reuniones, hermanos y hermanas? Todo el mundo es libre de aportar algo: una canción, una enseñanza o un mensaje que Dios le haya revelado, o una oración en una lengua dada por Dios o su traducción en palabras comprensibles. Pero todos deben preocuparse de que todos obtengan un beneficio por su fe.
Todo el mundo es libre de contribuir. Otras traducciones lo dicen con un poco más de autoridad:

"Cuando uno se reúne, todo el mundo tiene algo que aportar".

No te preocupes, no voy a caminar a través de las filas con el micrófono de la radio.

El texto tiene algo de evidente: que todo el que cree en Jesús tiene algo que dar. Todo el mundo es importante. No todo el mundo tiene que dar discursos. Algunas personas son muy reacias a hablar delante de grupos, yo también lo entiendo. Y algunas cosas que has experimentado con Jesús son muy personales, y sólo quieres compartirlas en un entorno protegido. Eso también está claro.

Pero los ejemplos enumerados aquí muestran cierta variedad: una canción, una enseñanza, un mensaje profético, un discurso lingüístico con traducción, todo ello con el objetivo de que los demás obtengan un beneficio para su fe.

No creo que esta lista esté completa. También puede ser una representación, quizá un baile, un poema, un cuadro pintado, una experiencia, un simple testimonio, quizá se te ocurran más cosas cuando pienses en ello. A lo mejor alguien se siente conmovido por un tema y ha reflexionado sobre él y se lo transmite a uno de los predicadores, que luego lo desarrolla en un sermón para beneficio de todos. No todo el mundo tiene que dar discursos y no todo el mundo tiene que ponerse delante si no quiere.

Tal vez alguien esté atascado con un texto bíblico que no consigue comprender, que tal vez incluso encuentra contradictorio con otros textos o contradictorio con lo que ha reconocido para su vida. Y como no tenemos una comprensión global de la Biblia, siempre encontraremos textos que no podremos clasificar, porque nuestro conocimiento es sólo fragmentario. Compartámoslo. Tal vez encontremos juntos una explicación, tal vez sólo compartamos el conflicto con el texto y esperemos que todo esto se responda en Jesús en la eternidad.

Pero, y esto es especialmente importante: siempre debe tratarse de que todos ganen para su fe. Ese debe ser el motivo. No tiene que ser perfecto, pero la actitud tiene que ser la correcta. Lo ideal es que nos caigamos bien y disfrutemos del compañerismo, y sólo por eso queremos que la otra persona gane en su fe.

Por eso, cuando contribuyas, intenta ponerte en el lugar de los oyentes, para no soltar tus cosas sin más, sin importarte lo que piensen los demás.

Más adelante, después del versículo, hay un breve párrafo sobre el discurso profético, que encaja bastante bien aquí (1 Corintios 14:30-32; NGÜ):

30 Y si, mientras alguien está proclamando un mensaje profético, Dios revela algo a alguien que está sentado y escuchando, el que está hablando debe terminar su contribución para dejar que la persona en cuestión hable. 31 De esta manera, sin que varios hablen al mismo tiempo, cada uno de ustedes tiene la oportunidad de compartir un mensaje profético, para que todos aprendan algo y todos se animen. 32 Los profetas, después de todo, no están obligados a hablar cuando reciben un mensaje profético.
Me suena un poco a "¡Sé breve!". Los discursos largos y prolijos resultan cansinos aquí y allá. Eso podría disminuir la ganancia de fe. Pero, ¿cómo ponemos esto en práctica ahora, esta congregación participativa? Aún no tengo una respuesta a eso, pero tiene que ser sin presión, es decir, no en el sentido de: "¡Tengo que experimentar algo ahora esta semana para poder contribuir!".

Mueve eso en oración y sobre todo llévate contigo que cada uno de nosotros tiene algo que dar a través de Jesús que puede ser un beneficio para la fe de otra persona. Todo el mundo es importante.

Sembrar y cosechar

Nos quedamos con los resultados.

¿Cómo se nos ocurre algo que podamos transmitir?

Cuando vivimos con Jesús, pasamos naturalmente por su escuela de vida. Mediante la oración y la lectura de la Biblia aprendemos de él y podemos compartir nuestras experiencias y transmitirlas.

O trabajamos en algo. Aprendemos una canción que nos ayuda, elaboramos pensamientos, trabajamos en la iglesia porque es importante para nosotros. Y algo sale de eso.

Es un poco como sembrar y cosechar.

En realidad, la planta crece por sí sola, pero nosotros ponemos el punto de partida plantando la semilla y trabajamos sobre ella para estimular su crecimiento, abonando, aflojando la tierra y haciendo todo lo que sea necesario.

Sin embargo, no se puede ver la propia vida cristiana sólo en términos de resultados. No sólo leemos la Biblia para aprender algo o rezamos para conseguir algo, sino que queremos tener comunión con Jesucristo.

La fe en Jesús no es una religión de resultados, sino una relación personal con Dios.

Quiero seguir tratando el tema del "resultado" en el sermón, pero eso sólo tiene sentido si tienes esa relación con Jesús, si obtienes de él el perdón de tus pecados y, por tanto, tienes paz con Dios.

Pero cuando rezas por los demás, tal vez compartes algo, transmites algo o trabajas en la iglesia de alguna manera, el principio de sembrar y cosechar ya parece encajar.

Y cuando pienso en sembrar y cosechar, siempre pienso en el Salmo 126:5,6; NL:

5 Los que siembran con lágrimas cosecharán con alegría. 6 Salen llorando y esparcen sus semillas; vuelven alegres cuando recogen la cosecha.

El hecho de que estos versos vengan siempre a la mente no tiene ningún significado más profundo. Una vez canté en un coro del proyecto Scheideweg, hace más de 30 años, y allí había una canción que ponía música exactamente a estos dos versos, y me gustó mucho.

Pero, ¿tiene que estar la siembra necesariamente relacionada con el dolor y el sufrimiento para que la cosecha sea buena? En el pasado, también existía la opinión en nuestros círculos de que todo lo que es divertido está prohibido y sólo las actividades realmente desagradables proceden del Señor, de modo que estamos pulidos hasta la pureza.

El Salmo trataba del regreso de Israel tras la expulsión y yo asociaría las lágrimas con la expulsión y el regocijo con el regreso.

Pero pensemos en ello de todos modos: ¿Hasta qué punto tiene que ser dolorosa la siembra para que uno tenga motivos para alegrarse por la cosecha? ¿O sembrar también puede ser divertido?

La diversión puede ser algo de doble filo. Si sólo haces lo que quieres hacer, tu vida, cada relación y cada comunidad fracasarán. Entonces no haces la declaración de la renta, no limpias la cocina después de cocinar, no tienes conversaciones con los profesores de tus hijos, etc. Creo que se te ocurren bastantes cosas que no disfrutas haciendo, pero las haces de todos modos. Una sociedad de pura diversión es terrible y está destinada al fracaso.

Pero creo que a menudo puedes divertirte haciendo las actividades para las que tienes los dones y talentos adecuados.

Es posible que haya oído el dicho:

Encuentra un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida
.

Es una simplificación burda, por supuesto, pero hay algo de verdad en ello.

Creo que si alguien siempre se está quejando de la carga que supone su trabajo, quizá se haya equivocado de trabajo. Por supuesto, esto se aplica igualmente al trabajo en la comunidad. Y también creo que entonces los resultados del trabajo no son tan buenos.

Como ya he dicho, no quiero hablar de pura cultura de la diversión. Parte de ser adulto consiste en asumir tareas desagradables aquí y allá cuando es necesario. Pero si la existencia cotidiana consiste sólo en cosas desagradables, entonces algo está podrido.

Tal vez haya que reactivar las pruebas de dones en la congregación, como posible semilla, para que cada persona encuentre una tarea adecuada para sí, con la que se identifique, en la que suela disfrutar y de la que salga algo, es decir, retomando la imagen del Salmo: Una cosecha con alegrías.

Hay más refranes como el del trabajo que debe gustarte.

Una vez oí un dicho del contexto cristiano:

Ama a Dios y a tu prójimo con todo tu corazón y haz lo que quieras.

Por supuesto, eso también es un poco simplificado, pero también hay una verdad más profunda en ello. Si nuestra actitud está realmente marcada por el amor a Dios y al prójimo de todo corazón, entonces nuestra voluntad también querrá lo correcto. Tal actitud es naturalmente más un don o se está en camino de ello en el sentido de un desarrollo, que una resolución consciente: "A partir de mañana viviré así".

Aquí también encontramos la siembra y la cosecha. La semilla es la nueva actitud que podemos obtener a través del comienzo o a través de un nuevo encuentro con Jesucristo y la cosecha es nuestra voluntad, nuestros pensamientos y nuestras obras.

Resumen

Llego a la conclusión:.